En 1543 se construyó en Génova un faro conocido como el Capo di Faro y apodado Lanterna.

Con una altura de 76 metros fue el más alto del mundo hasta 1902, cuando se construyó el faro francés de Ile Vierge, de 83 metros de altura.

Formaba parte de la defensa de Génova, era de planta cuadrada, con una terraza en el medio sostenida por frisos de dobles saledizos.