Se encuentra ubicado en Punta Kinnaird – Bahía Aguirre – Tierra del Fuego.

Se libró al servicio el 20 de diciembre de 1928.

Posee una luz blanca a destellos cada 10 segundos.

Su estructura consta de una Torre cilíndrica a Franjas horizontales verde, blanca y verde.

Tiene un alcance óptico de 7,2 millas náuticas.

El faro toma el nombre del cabo homónimo.

Fue erigido en esa zona porque señala, desde cabo san Gonzalo rocas que velan en sus proximidades las cuales dificultan la navegación.

Su construcción se baso a un plan general de iluminación de nuestras costas con el fin de dar repuestas a las necesidades de la navegación como así también al desarrollo y engrandecimiento de estos territorios.

En 1970 se decidió su reemplazo porque la estructura se encontraba muy deteriorada. Fue una torre troncopiramidal de hierro, con franjas horizontales rojas y amarillas alternadas y cuya altura total era de 7 metros, otorgándole un alcance óptico de 7,2 millas.

Desde el 10 de abril de 1985, su luz fue alimentada por energía fotovoltaica, por medio de paneles solares.

En el año 2003, debido a su deterioro estructural se renovó la torre por otra de plástico reforzado fibra de vidrio.

Actualmente, es una torre cilíndrica verde, blanca y verde. Altura 4,50 metros.

Sabías qué...

siglos V y VI
Primeros faros registrados

Los primeros Faros registrados fueron construidos por los griegos en los siglos V y VI a. de C., con el propósito de marcar las entradas de puertos como El Pireo.

Buscar

Argentina

La Argentina ofrece numerosas alternativas turísticas y culturales que hacen de este país un paso obligado para todo amante de la navegación y la náutica.

A su extensa costa marítima, que toca el suelo argentino de manera interrumpida desde Buenos Aires hasta la austral Tierra del Fuego, se le suman caudalosos y transitados ríos internos, entre los que se destacan el Río de la Plata, el Paraná, el Uruguay, el Negro y el Pilcomayo.

A la enorme vida fluvial del país, debemos agregar como atractivo, la proliferación de faros, construidos en diferentes épocas y con diversos materiales y estructuras, para la orientación de los navegantes que recorren las aguas de esta región.

Además de su rol principal, el orientar a los navegantes de los ríos y mares, poseen un enorme valor histórico cultural y arquitectónico que trasciende largamente su función especifica hasta el punto de que la mayoría de ellos una vez caducada su función se mantienen convertidos en museos o simples paseos para la visita y el goce del publico en general.
El primer faro de Argentina fue también el más austral del mundo, ubicado en la Isla de los Estados, perteneciente a la provincia Tierra del fuego, fue el faro San Juan de Salvamento, el que inspiro a JulioVerne en su famosa obra “El faro del fin del mundo”.

Volver