El faro de Luarca se encuentra en la Punta Focicón, colindante con la Ermita de la Virgen Blanca y el cementerio de Luarca.

Está intrínsicamente unido a la capital del consejo de Valdés, del que forma parte inseparable de toda su historia.

Se libró al servicio el 15 de noviembre de 1862.
Su estructura primitiva era de forma rectangular con igual aspecto al actual, tejado de pizarra, buhardilla, pintura blanca para las fachadas y remate de sillería. Con posterioridad se alargó el cuerpo principal en dirección opuesta a la torre.

La pieza más sobresaliente de este faro es la bella torre que se encuentra adosada a la fachada oeste.
La torre de Luarca es la original de mediados del siglo XIX. Es prismática y de sección cuadrada. Su interior amplio y excelentemente iluminado, la convierten en la más bella de los faros asturianos. Recoge una excelente escalera de caracol, la cual da acceso a la linterna, bordeada de un balcón cuadrado con barandilla protectora.

La óptica actual consta de un aparato catadióptrico fijo de forma circular, cuya luz se enciende y apaga con 3 ocultaciones cada 8 segundos.

Posee una sirena Pintsch que emite la letra "L" con un alcance de 10 millas. Cuenta con un grupo de reserva electrógeno Diesel.

Tiene una altura de 54 metros sobre el nivel del mar y 10 metros sobre el terreno.

Posee un alcance óptico de 20 millas náuticas.

Como llegar

Sabías qué...

siglos V y VI
Primeros faros registrados

Los primeros Faros registrados fueron construidos por los griegos en los siglos V y VI a. de C., con el propósito de marcar las entradas de puertos como El Pireo.

Volver